Nov 042013
 
Magufos en Madrigal de la Vera

«Magufos» en Madrigal de la Vera

Desde la Agencia de Empleo de Madrigal de la Vera se publicita un curso/taller de plantas medicinales. Desde esta página web queremos mostrar nuestro más enérgico rechazo a que un organismo como el Ayuntamiento de Madrigal de la Vera participe como organizador y dando publicidad a este tipo de actividades con ánimo de lucro.

Respetamos que cada cual practique sus cultos pero lamentamos que el Ayuntamiento forme parte de esta actividad dando ¿oficialidad? a este evento. No tardaremos mucho en unirnos a la lista de la vergüenza.

Para poner en conocimiento y contexto de lo que estamos hablando:

Desde que, allá por 1930, el doctor Edward Bach decidió combinar la homeopatía con la confección de chupitos, la llamada «terapia floral» ha seguido los pasos de su disciplina madre: como la homeopatía, sigue sin demostrar en la práctica la más mínima eficacia terapéutica, pero, también como la homeopatía, goza de la inmensa suerte de que la medicina científica mantenga a los ciudadanos de los países avanzados lo suficientemente sanos como para atreverse a confiar sus achaques a estos remedios inútiles.

Las llamadas «flores de Bach», que consisten en 38 preparados de flores de Inglaterra y Gales macerados en brandy. En 1930 el doctor Edward Bach llegó a la profunda conclusión de que las enfermedades son una manifestación de pensamientos negativos, como miedo, ansiedad, pesar, frustración y desesperación (el viejo truco de culpabilizar al paciente de la enfermedad). Para reconducir esos malos pensamientos y sanar, se le ocurrieron 38 recetas preparadas a la manera homeopática, aunque algo diferentes, pues la homeopatía estaba ya inventada y había que acaparar cuota de mercado. De hecho, aunque se regulan como medicamentos homeopáticos, los homeópatas dicen que esas flores no tienen nada que ver con ellos. Lo más gracioso es el total descaro del tal Bach y sus seguidores, que no tienen ningún reparo en decir que, para llegar a la receta de sus famosos preparados, sólo utilizaron su instinto. Es decir, si sigues un tratamiento de flores de Bach te van a vender un extracto para-homeopático (pseudo-pseudo-médico) de flores inglesas, basándose en que hace 80 años a un señor se le ocurrió que eso iría bien para curar un catarro, que en realidad no existe pues es la manifestación de la preocupación producida porque tu equipo está a punto de bajar a segunda división.

¡¡Cuidado!! No, no se trata de un pasatiempo de gente excéntrica: se vende un curso alentando a atender personas que pudieran tener alguna patología real pero usando una técnica curandera. Cualquier sensación, basada en placebo, que lleve a pensar al paciente que la técnica funciona puede hacerle abandonar la medicina que funciona siendo esto realmente peligroso.

Más información relacionada:

Un elaborado placebo llamado Flores de Bach

Manual del buen magufo

Homeopatía. Pruebas científicas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.