El puente romano

 

El Puente Romano de Madrigal de la Vera, también conocido como “Puente Viejo”, es parte de la calzada romana que une Plasencia con el Puerto del Pico y Ávila.

Con un tamaño impresionante, de un solo ojo (al menos en la actualidad, pues se adivina una abertura lateral taponada con piedras), es una impresionante obra de cantería que se levanta, majestuosa, a gran altura sobre las aguas de La Garganta de Alardos.

Se puede discutir mucho sobre su origen romano, de hecho ha sufrido tantas reconstrucciones que hace más difícil pronunciarse con seguridad sobre su origen, aunque lo menos descabellado es pensar en que fueran los romanos los encargados de construirlo, por motivos militares (ya que en esta tierra no hay, ni hubo, minas de metal precioso alguno ni otros intereses similares que se sepa) para poder cruzar las aguas de Alardos, seguramente para poder hacer bajar a los vetones (del Castro Celta, por ejemplo) de la sierra y controlar este territorio.

El hoy llamado Puente Romano no data en ningún caso de esta época sino de los alrededores del siglo XVIII. A pesar de ello en dicha zona debió existir un puente o vado que conducía hasta los alrededores de Chilla, como indica el camino ibérico que partía de la Madre Vieja, a la altura de San Bernardo y que se perdía en los alrededores de Chilla, y que, probablemente fue la base del actual Puente Viejo.

Quizá sea El Puente Romano de Madrigal de la Vera el más impresionante de todos los contruidos sobre las gargantas veratas y, además debió de ser de suma importancia ya que en todo el transcurso del Río Tietar no existía puente alguno en los tiempos en que se levantó éste.

 Posted by at 5:28 PM