El Peropalo madrigaleño

 

Ocurrió en el año 1983…

Un grupillo de amigos de aquella epoca decidió, una noche de carnaval, que podrían robar “El Peropalo” de Villanueva de la Vera pero, entre carcajada y moscatel, decidieron cambiar de parecer y hacer ellos mismos uno a imagen y semejanza del objeto del deseo.

A eso de las doce de la noche, fueron a un pimental a robar un espantapajaros y, como tenía el elemento bastante mal aspecto, decidieron llevarlo a una casa para arreglarlo; le pusieron una chaqueta años 60, sombrero pajero, pañuelo al cuello y, eso sí, unas buenas zapatillas deportivas.

Lo siguiente fué la colocación del susodicho “Peropalo” en algún lugar bien visible de Madrigal de la Vera para que todos fueran testigos del acontecimiento, pero no fué tarea fácil.

Durante el transporte desde “Los Parrales a “Los Cuatro Caminos”, la Guardia Civil dió el alto a los transportistas, obligados a bajar del coche y tener que enseñar a quién era que llevaban tapado en el maletero. Después de comprobar el estado y malas artes que presumían, les mandaron a dormir.

Pero la alegria puede más que la obediencia a los mandatos de la ley, la pandilla volvió a bajar y decidió colgar del cuello al muñeco, y de qué mejor sitio que un árbol en La Plaza del Ayuntamiento. Risas, juerga, parranda… y luego a la cama.

La mañana siguiente amaneció con un gran barullo. Se escuchaba por el pueblo que un forastero se habia colgado en La Plaza del Ayuntamiento del pueblo.

Otra vez la Guardia Civil en marcha. La gente bajando a verlo y lamentos de quién será el pobre. Evidentemente todo quedó en fiesta una vez que se comprobó la falsa alarma. El “falso ahorcado” sirvió como tótem alrededor del que se bailaba y disfrutaba y duró hasta el día de Los Quintos, momento en que lo machacaron.

Hubo alguna queja de quien se quedó sin espantapajaros, otros sin chaqueta y algún otro sin unas buenas zapatillas de deporte, pero sobre todo tambien hubo alegría y jolgorio en el pueblo y eso lo compensa todo… ¿o no?

Anécdota enviada por José Antonio T. – uno que estuvo allí –

 Posted by at 5:15 PM

Comentarios